Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. ×

contacta
contacta

Suscríbete a
nuestra newsletter


¡Encuentra ahora un filtro para tu aplicación!

IoT (Internet de las Cosas) y los Filtros inteligentes de MANN+HUMMEL

La digitalización es el tema que está en boca de todos y todavía nos estamos aclimatando a las cosas que se están desarrollando y experimentado en este campo. Sin embargo, lo que queda muy claro es que estos cambios están influyendo en nuestras vidas en una amplia gama de áreas - incluyendo el lugar de trabajo - y están abriendo nuevas posibilidades. Las demandas y tendencias actuales del mercado están impulsando cada vez más el desarrollo de productos y servicios digitales e inteligentes.

“Internet of Things” (IoT) o internet de las cosas, trata de las posibilidades que nos brinda la capacidad de que las máquinas puedan conectarse con internet para compartir información y del desarrollo de aplicaciones que permitan el tratamiento de esos datos, para que la nube, las máquinas o los humanos podamos tomar decisiones de mayor calidad.

La mayoría hemos oído hablar por ejemplo de las futuras neveras capaces de identificar su contenido. Es fácil imaginar que los envases de los alimentos dispongan de etiquetas RFID que la nevera puede leer a distancia sin ningún tipo de intervención humana. De este modo, la nevera podría identificar, de una lista de productos habituales, aquellos que no estén presentes en un momento dado y de sugerir a través de un mensaje de texto al móvil, la lista de la compra.

Pero el Internet de las Cosas (IoT) va mucho más lejos y muchas de las aplicaciones del futuro están aún pendientes de ser identificadas. Siguiendo con el ejemplo de la nevera, podríamos suscribirnos a un servicio de suministro rápido que haga innecesario el uso de listas de la compra así como el desplazamiento, y recibir automáticamente los productos que necesitan reposición en función de nuestra agenda, tiempo meteorológico, etc.

Del mismo modo, en el ámbito industrial, los sensores integrados en nuestros filtros pueden comunicar con la nube para que la detección de eventos desencadene las acciones correspondientes. No se trata solo de poner a nuestra disposición información relativa al funcionamiento de nuestras máquinas sino de que las aplicaciones en la nube puedan tomar las mejores decisiones en cada momento, garantizando procesos más fiables, eficientes y seguros y consiguiendo en definitiva la mejora de la productividad.

Llamamos filtros inteligentes a aquellos que, además de cumplir con la misión fundamental de separar partículas en suspensión de un determinado fluido, incorporan funciones adicionales como alterar su comportamiento en función de unas determinadas condiciones o de detectar y comunicar información relativa a dichas condiciones. Esto implica la integración de sensores en el filtro o en el elemento filtrante.

El uso de sensores en el mundo de la filtración no es nada nuevo, todos conocemos los sensores de mantenimiento que nos informan, de la necesidad de sustituir un elemento filtrante cuando ha llegado al límite de su vida útil. De hecho, nuestros sensores más modernos usados estos últimos años ofrecían información adicional, permitiendo prever aproximadamente la vida útil que le resta al elemento filtrante en lugar de avisar repentinamente de que debe ser cambiado de inmediato.

Ahora queremos ir aún más allá integrando funciones en el propio elemento filtrante. Por ejemplo, la máquina es capaz de detectar si el elemento filtrante usado es el modelo correcto o es el elemento original. Hablamos de un elemento filtrante desechable capaz de proporcionar información digital a la máquina para que esta sea capaz, no solo de predecir las horas exactas de vida útil que el elemento puede proporcionar sino ajustar ciertos parámetros de funcionamiento o incluso de bloquearse si existe riesgo de las condiciones de funcionamiento la puedan dañar. Las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) juegan un rol fundamental en todo esto.

El Grupo MANN+HUMMEL lleva años trabajando dentro del marco del IoT y a día de hoy disponemos de un Laboratorio Tecnológico en Singapur y varios Centros de I+D ubicados en Europa, Asia y Estados Unidos. Ello nos permite desarrollar e implementar soluciones para el internet de las cosas, a nivel de sensores, de plataforma en la nube y de desarrollo de aplicaciones. A día de hoy existen varios proyectos en desarrollo con fabricantes de primer nivel que serán realidad antes de acabar este año.

Les invitamos a que nos hagan llegar sus ideas, necesidades o proyectos a este respecto para trabajar de una manera conjunta en el desarrollo de sus proyectos IoT que involucren soluciones en filtración.

Galería de imágenes

Ver más